La banda afrocubana PALO

    La banda afrocubana PALO! se adueña del escenario en forma de piña del patio trasero de Ball & Chain en la Pequeña Habana.

    - Patrick Farrell para VISIT FLORIDA

    Lugares con música latina en vivo en el sur de la Florida

    Por Carlos Harrison

    El bajo retumba. La música se escucha a través de las paredes. La pista. El mobiliario. Los cubitos de hielo que bailan en los vasos sobre las mesas. La voz de la cantante que sale a todo volumen por los altoparlantes: “Me hiciste brujería”.

    Me hechizaste. Y después de echar una ojeada por Tucandela Bar casi a la medianoche de un viernes, parece ser verdad.

    La pista de baile está repleta de bailadores que se mueven al unísono y marcan el ritmo juntos, pero cada uno de ellos con su propio estilo. Al igual las camareras que se deslizan entre las mesas con refulgentes hieleras iluminadas desde adentro que elevan sobre sus cabezas, luces árticas en una cubitera.

    El público sentado en las mesas cercanas menea los hombros y lleva el ritmo con la cabeza. Otros, parados al lado de la barra, marcan el tiempo con los pies y bailan en sus sitios. Y también los mozos de la barra.

    Todo el mundo parece estar bajo el hechizo de la música. Y según dice el DJ, Andrés Ferro, ese es su propósito.

    “Leo la reacción de la gente y toco el tipo de música que va a llegarles”, dijo. “Cuando el DJ acierta, no se pueden remediar. Tienen que salir a bailar. Es mágico. Eso es precisamente lo que pasa”.

    Christian Insignares, que bailaba con su novia al borde de la pista, estuvo de acuerdo.

    “Hacen buenas transiciones y mantienen las cosas en movimiento”, dijo. “En algunos clubes tocan música latina y después vuelven al rock. No tiene sentido”.

    Aquí no. Aquí es reggaetón y salsa, bachata y cumbia, todo música latina. Toda la noche. Pero no solo en español. También se escucha a Pitbull: “¡Que no pare la fi-es-TA!”

    Lo que en realidad no parece ser una posibilidad en este momento. La gente salta al compás de la música y alzan los brazos en el aire. Y como dijo el encargado de Tucandela, Pedro Osorio, a las 12 de la noche “es cuando el brete comienza”.

    Tucandela de hecho son dos clubes en uno. Es una consecuencia indirecta de su vecino en la planta de abajo, Baru, en Mary Brickell Village en Miami. Ambos surgieron en Bogotá, Colombia, y se extendieron a Panamá. Y luego a Miami.

    Tucandela deriva su nombre de “tu candela”, y ciertamente está candente. El interior está forrado con ladrillos toscos. Es compacto, con rincones y recovecos que ofrecen espacios conectados pero separados que se originan en la pista de baile circular principal. El DJ se sienta en un podio elevado que da a la sala principal desde donde puede ver el gentío y calibrar la selección de música. Es una sala oscura con un resplandor rojizo que da la sensación de rave rústico con un toque latino, una fiesta a la luz de la lumbre.

    “Hemos estado en otras barras Baru”, dijo Tomás Dominguez, quien ha venido a celebrar un cumpleaños con un grupo de amigo, “pero este es fantástico. La atmósfera. Las muchachas. La música. Es un lugar estupendo para tomarse un trago y pasarla bien”.

    Tucandela Bar
    Mary Brickell Village, 901 South Miami Ave., Miami, Fla. 33130
    786-431-8892

    El Patio Wynwood
    El Patio es exactamente lo que describe su nombre: un espacio al aire libre donde bailar, beber y relacionarse, rodeado de un frondoso jardín y decorado con “cachivaches” colombianos, de acuerdo a uno de los dueños: puertas, ventanas y una ecléctica mezcla de muebles con un bar hecho de troncos apilados.

    ¿La meta? Asemejarse el patio de una abuelita en Colombia. Excepto que esta abuelita es genial. Los DJ y las bandas en vivo aportan el sonido, desde reggae y salsa hasta música latina tradicional y “electrópico”, explicado como “salsa tradicional mezclada con música electrónica”.

    Las presentaciones en vivo han incluido Xperimento, Bachaco y la banda de alt-rock latino Atajos, que acaba de lanzar su más reciente álbum y video de música en el club. Entre las tapas, hay chorizos a la parrilla, alitas y la hamburguesa El Patio con queso suizo. Las cervezas artesanales incluyen una selección de cervezas de acuerdo a la temporada producidas localmente en la cervecería Wynwood Brewery.

    El Patio Wynwood
    167 NW 23rd St., Miami, Fla., 33127
    786-409-2241

    A banda afrocubana PALO

    La banda afrocubana PALO! pone al público a bailar en Ball & Chain en la Pequeña Habana.

    - Patrick Farrell para VISIT FLORIDA

     

    Ball and Chain

    Antes de que existiera la Pequeña Habana, esta barriada en Miami que en la actualidad disfruta de fama internacional por su cubanía era conocida como Riverside, y el bar ahora conocido como Ball and Chain era un local nocturno favorito del público porque se presentaban los más famosos músicos de jazz a nivel mundial, como Louis Armstrong, Billie Holiday, Count Basie y Chet Baker.

    También tenía una reputación sospechosa, bueno, digamos criminal, como un garito ilegal. Entonces llegó Castro al poder, vinieron los exiliados cubanos y Miami se convirtió famosamente en la capital de facto de América Latina.

    Lo que faltaba, los nuevos dueños del club decidieron, era una “pachanga” auténtica con DJ y música en vivo, como la banda ganadora de tres premios Grammy Tiempo Libre que brinda jazz latino y salsa. Bueno, eso y un salón principal de 3,000 pies cuadrados con techo de bóveda cubierto de pino del condado Dade y un oasis al aire libre con un escenario en forma de piña para la banda.

    Ball and Chain
    1513 Calle Ocho (SW 8th St.), Miami, FL 33135
    305-643-7820
     

    Hoy Como Ayer
    Como su nombre dice, Hoy Como Ayer es un paso atrás al pasado, al menos musicalmente. Este pequeño club en la Pequeña Habana es compacto y acogedor pero enorme en sus presentaciones de lo mejor de la música cubana de verdad.

    Una noche cualquiera se van a ver iconos tales como Albita o Malena Burke, y músicos más recientes como Spam Allstars y Amaury Gutiérrez que siguen la tradición musical de la isla.

    Es un viaje de nostalgia para los verdaderos amantes de la música, un lugar donde el público se sienta, o baila, a pocos pasos de los intérpretes. Y nadie se sorprende de ver a celebridades como Pitbull, Shakira o Marc Anthony venir a presenciar el show.

    El menú es a base de platos típicos cubanos, como puerco asado, tamales y chicharrones, con nombres musicales como bolero, mambo y guaguancó. Cuenta con bar completo y servicio de botellas. Hay que llegar temprano para asegurarse un puesto, y la música sigue hasta altas horas en la noche. Uno nunca sabe qué músico va a llegar inesperadamente a formar una sesión improvisada, ni cuándo.

    Hoy Como Ayer
    2212 SW Eighth St., Miami, FL 33135
    305-541-2631
     

    La Covacha
    Al igual que Hoy Como Ayer, este lugar existe desde hace años, algo sorprendente cuando se trata de Miami. Tal vez sea porque es tan bueno. La lista de estrellas y superestrellas que se han presentado en La Covacha lo han convertido en una especie de Fillmore de la música latina.

    Una lista parcial incluye la banda colombiana de rock Aterciopelados, los mega músicos de reggaetón puertorriqueños Calle 13y los reyes de la salsa Willie Colón y Oscar D’Leon, Víctor Manuelle, Franco de Vita y La Oreja de Van Gogh.

    Para empezar, es un lugar de verdad sin paralelo donde presentan lo mejor de la música latina, y un lugar a toda máquina para una parranda latina. Ya sea que participes o que te dediques a admirar un torbellino de vueltas y pasos de rumba, cumbia y salsa en la pista de baile, y la gente bella que los ejecutan, La Covacha es un lugar obligatorio para los verdaderos bailadores. Las puertas abren a las 10. La fiesta dura hasta las 4.

    La Covacha
    10730 NW 25th St., Doral, FL 33172
    305-594-3717

    SPONSORS & PARTNERS