Una conexión cultural a través de la danza india

    By Saundra Amrhein

    Orlando, Florida -- Chandni, en perfecto equilibrio, ocupa el centro de una sala llena de mujeres jóvenes y adolescentes de pie frente a una pared de espejos. Navodita Sharma, a quien desde hace mucho se le conoce por su nombre escénico, Chandni, lleva un elegante vestido largo amarillo canario de bordado blanco al frente y mangas de encaje transparente hasta las muñecas. La larga y sedosa cabellera azabache le cae en cascada por la espalda.

    “Suban más el codo”, alza la voz Chandni con dejo británico mientras se mira con sus alumnas en el espejo frente a ellas. Levanta la pierna derecha, rodilla flexionada, muslo paralelo al piso. “Si pueden alzar la rodilla hasta aquí —cinco, seis, siete, ocho— terminan acá”, les dice llevando dos veces la pierna alzada del centro a la derecha mientras se mantiene en equilibrio sobre la otra pierna.

    Las adolescentes que la rodean llevan lehenga cholis igualmente coloridos: un atuendo formal tradicional de la India que consiste en blusa y falda larga con lentejuelas y adornos. Los suyos están compuestos de faldas de satén blanco con bordes de terciopelo rojo en el dobladillo; sus cortas blusas, que dejan el vientre al descubierto, están hechas de terciopelo rojo y bordado dorado, con un chal o dupatta que cae lánguidamente sobre un hombro o alrededor del cuello. Las dos bailarinas mayores —entre 20 y 30 años— llevan la prenda en tonos rojos y morados.

    Cuando empieza a sonar la música, las mujeres y las chicas están en cuclillas con la espalda recta y empiezan a arquear los brazos elegantemente al compás de la música: derecha, centro, izquierda y arriba. Después, se levantan y en punta de pie giran los brazos y rotan las caderas en círculos pequeños y luego grandes y luego —pum— empiezan a saltar con un pie adelante, atrás, adelante; la espalda a veces arqueada majestuosamente y otras fluida; los brazos, las manos y los dedos moviéndose con precisión de ballet; los cuellos, a la misma altura, quebrándose habilidosamente; la larga cabellera ondulando a su espalda.

    “¡Eso es!”, les dice Chandni con ánimo.

    Lo que enseña aquí en Orlando no es simplemente danza del vientre. Chandni —que creció en Delhi, India— ha estudiado muchas formas de danza desde los 5 años de edad, entre ellas, danza india moderna y clásica. Cuando a los 17 años le ofrecieron un papel en una película de Bollywood, desarrolló su amor por la combinación de estilos y siguió trabajando en la industria cinematográfica india —abundante en danza— hasta completar seis películas. Con su esposo, de nacionalidad británica, se mudó a Orlando en 1994 y tres años después fundó C. Studios Inc. Ahora considera que sus clases —una combinación de danza india, jazz, hip-hop, ritmos latinos y danza moderna— no solo armonizan con su propio estilo ecléctico y sus fortalezas, sino que además mantienen el interés de sus alumnas, todas de ascendencia india, aunque nacidas o criadas en Estados Unidos. Las bailarinas son igualmente rítmicas, elegantes, cautivadoras y atléticas.

    “Me iré a casa bañada en sudor”, dice Nirali Chokshi, de 29 años de edad, que considera esta práctica ligera en comparación con otras cuyo ritmo más acelerado conlleva piruetas laterales, parada de manos y spagats. Chokshi —contadora pública— es una de las bailarinas mayores que llevan blusa de terciopelo rojo, y cuya falda es de malla roja con pantalones morados de lentejuelas por debajo. Empezó las clases con Chandni a la edad de 15 años, tras haber practicado por más de 10 años otras formas de danza (tap, ballet y jazz) y animación deportiva.

    Nacida en la India, Chokshi quiso probar la danza de fusión india al estilo Bollywood. Le bastó asistir a una de las originales coreografías prácticas de Chandni para quedar enganchada y volver semana tras semana durante sus años de estudio en la Universidad de Florida Central, cuando la consideró una de las clases más divertidas y exigentes que hubiera tomado.

    “Movemos todo, desde la yema de los dedos hasta la punta de los pies”, destaca Chokshi, quien en algún momento de esta práctica hizo una voltereta hacia atrás de pie. “Es un entrenamiento completo para todo el cuerpo”.

    Al igual que el resto de mujeres y chicas, Chokshi se enamoró de la danza a través de las películas de Bollywood.

    Mucho antes de que se hicieran planes de celebrar el 15.º programa de premiación anual de la Academia Internacional de Cine de la India —conocido como los Óscar de Bollywood— en la primavera del 2014, empezaron a surgir talleres de danza india en toda la región central de Florida.

    El taller de Chandni fue uno de ellos. La noticia de las clases de Chandni se difundió rápidamente por la comunidad indoamericana, y fue su original fusión de estilos de danza y su personalidad cálida y envolvente lo que la hizo tan popular. Las clases aumentaron de 5 a 70 alumnas en apenas unos meses y luego se duplicaron antes de que se presentaran en el Hard Rock Live de Universal CityWalk en 1999.

    Desde entonces, se han presentado en centros cívicos, centros comunitarios, el espectáculo del intermedio de Orlando Magic, festivales y escuelas. En un evento recaudaron $30,000 para los hospitales de la zona. Han sido invitadas a bailar en los eventos del Año Nuevo chino y la comunidad judía.

    “Quizá sea diverso en términos de culturas, pero al final de cuentas, todo tiene que estar en función de la comunidad”, afirma Chandni. Los visitantes pueden ver sus representaciones durante todo el año en varios festivales. Aunque algunas de sus alumnas han bailado de forma independiente en parques temáticos de la zona, Chandni no acepta dinero por las representaciones de su taller. En lugar de ello, las alumnas pueden ganar horas crédito de servicio comunitario en sus estudios académicos mediante sus representaciones en la comunidad.

    Ya que Chandni misma imparte todas las clases, ahora mantiene el número de alumnas entre 80 y 100 y ofrece clases los fines de semana en uno de tres lugares: un gimnasio LA Fitness local, Just Dance Studios y el Centro Comunitario Judío. La edad de las alumnas oscila entre 3 y 40 años.

    “Estas chicas son bailarinas hermosas, pero tienes que ver a sus madres”, apunta Chandni.

    Para muchas chicas, entre ellas, las hijas adolescentes de Chandni, Karishma y Kareena, de 15 y 13 años respectivamente, las clases representan mucho más que danza. Les enseñan las costumbres, las canciones y el lenguaje vinculados con la danza y les ayudan a relacionarse con su patrimonio cultural indio.

    “Toda mi familia me pide que haga representaciones siempre que nos reunimos o tenemos una boda”, dice Mansi Patel, de 14 años de edad, que asiste a las clases desde hace 10 años. Fue entonces cuando ella y su madre escucharon a sus amigas hablar de Chandni y decidieron probar la clase. A Mansi la cautivó de inmediato la danza de las chicas mayores.

    ¿Qué otro importante atractivo tiene? Amistades duraderas.

    “Me encanta hacerlo porque aquí están todas mis amigas”, señala Serina Patel, de 11 años edad. “Para mí es como una segunda familia”.

    PARA MÁS INFORMACIÓN relacionada con C. Studios Inc. o para revisar la programación de futuras representaciones, visite www.cstudiosinc.org, llame a Chandni por el 321-278-9620 o siga al taller en Facebook: https://www.facebook.com/chandni.navodita.

    Chandni, cuyo nombre real es Navodita Sharma, es una ex bailarina de Bollywood que abrió un estudio de danza india en 1994 en Orlando, Florida.

    Chandni, cuyo nombre real es Navodita Sharma, es una ex bailarina de Bollywood que abrió un estudio de danza india en 1994 en Orlando, Florida.

    Willie J. Allen Jr. para VISIT FLORIDA

    Nirali Chokshi, de 29 años, ensaya para una presentación que darán las estudiantes de Chandni. Chokshi empezó a tomar clases de danza india con Chandni desde que tenía 15 años.

    Nirali Chokshi, de 29 años, ensaya para una presentación que darán las estudiantes de Chandni. Chokshi empezó a tomar clases de danza india con Chandni desde que tenía 15 años.

    Willie J. Allen Jr. para VISIT FLORIDA

    Los vestidos de las estudiantes dibujan un mar de colores durante una clase de Chandni, una ex estrella de Bollywood que da clases de danza india en Orlando.

    Los vestidos de las estudiantes dibujan un mar de colores durante una clase de Chandni, una ex estrella de Bollywood que da clases de danza india en Orlando.

    Willie J. Allen Jr. para VISIT FLORIDA

    Chandni revisa el vestido lehenga cholis de una de sus jóvenes estudiantes. La ex bailarina de Bollywood tiene un estudio de danza en Orlando que mantiene viva los tradicionales y modernos bailes de India.

    Chandni revisa el vestido lehenga cholis de una de sus jóvenes estudiantes. La ex bailarina de Bollywood tiene un estudio de danza en Orlando que mantiene viva los tradicionales y modernos bailes de India.

    Willie J. Allen Jr. para VISIT FLORIDA

    SPONSORS & PARTNERS