Una joya escondida, el lujoso hotel boutique de Gloria Estefan en Vero Beach

Añadir a Favoritos
La cantante internacional y su esposo abrieron Costa d’Este en el 2008 y lo transformaron en un hotel de primera categoría.

La apacible playa de Vero Beach guarda un secreto. Este pueblo costero de Florida, muy conocido por su ambiente artístico y cultural durante todo el año, encierra otra joya escondida, un lugar donde el romance veraniego arde al ritmo de música latina.

Alejado de las brillantes luces de Miami, el lujoso Costa d’Este Beach Resort está enclavado a medio camino entre West Palm Beach y Merritt Island. El centro vacacional cuenta con elegantes suites de una habitación, un distintivo bar reputado por sus mojitos y una piscina infinita que desaparece entre las olas que rompen a pocos pasos de allí.

Aunque pueda ser la primera vez que oye hablar del complejo turístico, estoy segura de que a sus renombrados propietarios sí los conoce. Desde hace mucho, Vero Beach se ha hecho famoso por atraer a artistas y personalidades creativas, por lo cual no sorprende que la superestrella disquera Gloria Estefan haya elegido este pueblito a la orilla del mar para construir su lujoso centro vacacional boutique de $50 millones. La cantante internacional y su esposo, el productor ganador del Grammy Emilio Estefan, abrieron Costa d’Este en el 2008 y lo transformaron en un hotel de primera categoría, merecedor de su distinción Cuatro Diamantes de la AAA.

“Decidimos construir el centro vacacional aquí porque queríamos invertir en Vero Beach y la consideramos una comunidad costera tranquila, a la distancia perfecta para una escapada de fin de semana para quienes viven en Miami, Fort Lauderdale, Palm Beach u Orlando”, dijo la cantante, quien tiene una casa en Vero Beach, según reportó TCPalm.com.

Los Estefan descubrieron Vero Beach hace unos 11 años y de inmediato se enamoraron de la comunidad y su gente. “Después de que empezamos a pasar más tiempo en nuestra casa, pudimos apreciar las muchas atracciones naturales de la zona”, explicó Estefan a TCPalm.com.

A casi 150 millas al sur de Miami Beach, la pareja tiene un auténtico restaurante cubano, Larios on the Beach, así como el sofisticado Cardozo Hotel, de estilo Art Deco, en Ocean Drive. Cada una de sus propiedades, incluido Costa d’Este, rebosa la gracia latina y el gusto fastuoso de la famosa pareja.

“El Costa d’Este es uno de mis lugares preferidos”, comenta Lou Guida, expropietario del equipo Philadelphia Eagles y vicepresidente ejecutivo jubilado de Merrill Lynch. Guida y su familia visitan el centro vacacional varias veces al año.

¿Qué es lo que más le gusta de Costa d’Este? Dice que el ambiente relajado, los toques personales y el alto nivel de confort que le ofrece el centro vacacional a toda su familia.

“El amable personal prevé cada detalle de nuestras vacaciones”, destaca. “Uno de las beneficios que todos agradecemos es el café perfectamente hecho que obsequian todos los días”.

El centro vacacional tiene la capacidad de alojar a grupos grandes para eventos especiales, bodas o reuniones corporativas. El hijo de Lou, Mark Guida, vive en Vero Beach y planeó una reunión para familiares y amigos en Costa d’Este.

“Vinieron unas 30 personas y todos lo pasamos espectacularmente bien”, afirmó el joven Guida. “Nos divertimos tanto que muchos decidimos prolongar la estancia”.

El centro vacacional no solo es estupendo para familias por su acogedor ambiente de hotel boutique, sino que también es célebre por sus elegantes bodas de destino y su atmósfera romántica. La reina de la música pop latina diseñó el centro vacacional para huéspedes que buscan la combinación perfecta de días tropicales y noches tórridas.

Pensando en todo esto, mi esposo y yo nos dimos una escapada romántica a Costa d’Este. En mi calidad de Informante de Entretenimiento y Lujo para VISIT FLORIDA, he tenido la oportunidad de hospedarme en unos de los mejores centros vacacionales del “estado del sol”, por lo que me emocionaba mucho conocer esta joya de la Costa del Tesoro de Florida.

De inmediato me impactó la arquitectura del centro vacacional: moderna y elegante, de llamativos diseños geométricos y originales obras de arte. Para mí fue evidente que los Estefan no habían escatimado en gastos en lo que a calidad y cuidado de los detalles se refiere.

Las habitaciones tienen pulidos pisos de mármol y mobiliario de diseño personalizado. Los baños de piedra caliza son espaciosos y dotados de unas de mis instalaciones de lujo preferidas: duchas de efecto lluvia. Perfectamente me habría puesto cómoda con un buen libro en la cama todo el día, consentida por las muchas, enormes y mullidas almohadas y la ropa de cama de algodón egipcio.

Sin embargo, decidimos sentarnos en el bar de la piscina y disfrutar nuestros mojitos de bienvenida, una cortesía que se hace a todos los huéspedes del centro vacacional. Siempre es buena idea iniciar una escapada de relax con una fría pócima de limón, azúcar, menta y ron, y nos resultó muy fácil perdernos en la impresionante vista del mar que ofrece el área de la piscina, el corazón de la actividad del centro vacacional.

Al igual que a la familia Guida, me impactó la amabilidad del personal. Siete días a la semana, el gerente Ed Riley recorre todo el centro vacacional. Se presenta a todo los huéspedes y está dispuesto a hacer lo que sea necesario para que cada detalle de su estancia sobrepase sus expectativas.

“El le da ese toque personal que te hace sentir bienvenido e importante”, señala Guida. “Si tiene una petición especial, hágasela a Ed, que él la hará realidad”.

Le pedimos a Ed que nos recomendara dónde cenar. Nos sugirió The Wave Kitchen and Wine Bar e hizo un esfuerzo especial para reservarnos una mesa, que fue la mejor del restaurante gracias a nuestra camarera, Robin Miller. Fue impecable. Bebimos vino y escuchamos música en vivo a la luz de la luna llena.

Honestamente, la comida de los hoteles no siempre me causan muy buena impresión, pero esta no fue la típica cena de hotel. Antonio, el chef, diseñó un menú de temporada que ofrecía ceviche fresco, platos tradicionales de Estados Unidos y, por supuesto, comida cubana. Tras una deliciosa cena de tres platos, el chef nos trajo un sensacional trío de postres sobre una losa de mármol. Cada detalle de la velada fue mágico.

¡Ah!, ¿y les mencioné las vistas? No pueden describirse en palabras, así que tendrán que verlas con sus propios ojos.

Cuando vaya

Se llama: Costa d’Este Beach Resort
Queda en: 3244 Ocean Drive, Vero Beach
Teléfono: 877-562-9919
Web: costadeste.com
Tarifas: A partir de $195 por habitación
Reservaciones: Reserve sus vacaciones en Costa d’Este por Internet en costadeste.com o llame al 877-562-9919.

En los alrededores

  • Visite el Museo de Arte de Vero Beach y admire su colección de arte estadounidense e internacional. Búsquelo en Internet en verobeachmuseum.org o llame al 772-231-0707.
  • Vaya de compras a las encantadoras boutiques del distrito comercial de Beachside en Ocean Drive al este, Florida A1A al oeste y en todas sus calles transversales, así como en Beachland Boulevard.
  • Juegue una vuelta de golf en el Sandridge Golf Club, diseñado por Ron Garl y dirigido por el condado Indian River County. Para más información, visite sandridgegc.com o llame al 772-770-5000.
  • Para más información sobre Vero Beach, échele un vistazo a verobeach.com.

Sponsored listings by VISIT FLORIDA Partners

Comments

Sesin iniciada como:null
No hay comentarios todava