La Guerra del Sandwich Cubano Enciende las Pasiones en Tampa y Miami

By: Tom Scherberger

Añadir a Favoritos
Cuenta la historia que el primer sándwich cubano fue servido en el Columbia Restaurant de Tampa en 1905. Pero la pregunta es, ¿cuál ciudad de Florida prepara el mejor sándwich cubano? Entonces, que comience la guerra del sándwich.

Como el "Philly cheesesteak sandwich" (sándwich de carne con queso) de Philadelphia, el sándwich cubano es un símbolo para Tampa y Miami.

Y aunque el "cubano" de estas ciudades de Florida tenga la misma apariencia para el ojo común y use los mismos ingredientes, las sutiles diferencias entre estos sándwiches pueden avivar las pasiones de los residentes.    

Incluso los orígenes del sándwich cubano están en disputa.

En Miami, se asume que el sándwich vino — ¿de dónde más? — de Cuba.   

"Sabemos que los sándwiches cubanos… eran comunes en los menús de las cafeterías y los restaurantes de Cuba en los años 30, y hay algo de evidencia que muestra que se conseguían a principios de siglo", dice Glenn Lindgren, uno de los fundadores de Three Guys From Miami, una página web dedicada a la comida cubana.

Pero otras personas, la mayoría en Tampa, dicen que los orígenes se remontan a los cafés y restaurantes de Ybor City, el distrito latino de Tampa que en algún momento fue la capital mundial de tabaco (puros)  y la segunda comunidad más grande de inmigrantes del sur de los EE.UU.     
Una cosa es segura: Este sándwich emblemático no tuvo su origen en Miami, que apenas estaba empezando a ser una ciudad cuando el Columbia Restaurant abrió sus puertas en Ybor City, en 1905, ofreciendo un sándwich cubano en su menú.
 
En estos días, la creencia común es que el sándwich cubano no es un sándwich cubano a menos que sea tostado en una plancha (como las usadas para los paninis pero sin las rayas características que éste deja).

Lindgren, Raúl Musibay y Jorge Castillo — de Three Guys From Miami — insisten que la tostada es lo que distingue al verdadero sándwich cubano.

"Al final tienes un sándwich", escriben ellos, "que es delgado, caliente, crujiente y está rebozado con queso derretido".  
 
Y añaden: "Para los que dicen que el ‘verdadero sándwich cubano’ no está tostado, si es así como realmente les gusta en Tampa, pues que lo disfruten de esa manera".
 
Jack Espinosa, un natural de Ybor City, se burla de la idea que los sándwiches cubanos sean tostados en una plancha. "Lo único que tu planchas son tus pantalones", dice.  

Espinosa, de 79 años, comenta como en los años 30 los amigos de su padrino lo mandaban a buscar sándwiches en la tienda de la esquina. Costaban 20 centavos y ni siquiera los llamaban sándwiches cubanos. Le decían "mixtos" por la variedad de carnes que venían entre dos barras largas de pan blanco.
 
En aquel entonces, el sándwich cubano incluía lechón, jamón, pavo, salami genovés, queso suizo, rebanadas de pepinillos y mostaza. No tenía mayonesa, lechuga y tomate. Estos ingredientes fueron añadidos después por los "anglos", como se les llamaba a los americanos en Ybor City. Y cuenta Espinosa que fueron los anglos quienes empezaron a llamar sándwich cubano al mixto, porque esas eran las personas que ellos veían comer este tipo de sándwich.

En los años 50 Espinosa trabajaba como comediante en los clubes nocturnos de La Habana, y recuerda como una vez entró a un café y pidió un sándwich cubano. La persona que lo atendió lo miró extrañado y le dijo, "aquí todos los sándwiches son cubanos". Entonces ordenó un sándwich de jamón y queso, lo más cercano que pudo encontrar, y estaba tostado.  

Pero en Ybor City, Silver Ring y La Tropicana, dos restaurantes muy conocidos que venden el sándwich cubano, lo ofrecen frío o calentado en un horno para que el pan quede bien crujiente.

George Bailey, de St. Petersburg, recuerda cuando de niño viajaba con su familia a Ybor City en los años 50 y comía sándwiches cubanos.

"En aquel momento no existía eso del sándwich cubano ‘tostado’ ", dice Bailey. "Si tú lo querías caliente, lo ponían en el horno por unos minutos antes de envolverlo en papel blanco. De vez en cuando me gusta comer un sándwich cubano tostado, pero por todos los años que llevo comiéndolo, prefiero el sándwich cubano original, de alguna manera soy un purista. Así que si ves un anuncio que diga ‘auténticos sándwiches cubanos tostados’, es obvio que no conocen la historia porque los ‘auténticos sándwiches cubanos’ no son tostados".     

En estos días, ya sea en Tampa o Miami, es muy raro que le pongan pavo al sándwich cubano, como lo recuerda Espinosa. Y Tampa es el único lugar donde le ponen salami genovés mezclado con el lechón y el jamón, seguramente por la influencia de los italianos que vivían en Ybor City en el momento en que el sándwich cubano fue inventado.  

Pero eso no quiere decir que los sándwiches cubanos en Tampa nunca fueron tostados. Richard Gonzmart, presidente de la cadena de Restaurantes Columbia, dice que en los años 40 el primero de sus restaurantes en Ybor City tenía una ventana en donde se vendían sándwiches cubanos — y había dos planchas en caso que el cliente lo quisiera tostado.

Hoy día, si ordenas un sándwich cubano en Tampa lo más seguro es que te pregunten si lo quieres tostado y si lo quieres con mayonesa, lechuga y tomate. En Miami, no hay esas opciones — es tostado o nada, y no piensen en la mayonesa, la lechuga y el tomate. Muchas veces ni siquiera le ponen mostaza.
 
Sin embargo, el mayor punto de disputa entre Tampa y Miami es con respecto al pan. Ambas ciudades dicen tener el mejor pan cubano, y como con el sándwich, hay pequeñas diferencias entre los dos.

El pan cubano de Tampa, mejor representado por la versión hecha por más de 100 años en la Panadería La Segunda, tiene una corteza gruesa que genera miles de migas tan particulares que Espinosa tituló sus memorias "Cuban Bread Crumbs" (Migas de Pan Cubano). La barra de pan tiene casi una yarda de largo pero no es tan gruesa como su pariente de Miami. Y es horneado por más tiempo, lo que produce una capa exterior más oscura que la versión miamense, que de acuerdo a Three Guys from Miami, es horneado por menos tiempo para que el pan no quede tan oscuro cuando lo tuesten.    

"Con una capa crujiente por fuera y una consistencia suave por dentro, una barra de pan cubano caliente y recién horneada es lo más cercano al cielo", escriben los Three Guys.

Y en eso, los defensores de Tampa están de acuerdo.
 
Pero después, comienza el desacuerdo otra vez: "Aunque hay algunas áreas donde se puede conseguir una barra de pan cubano decente — ciudades como Chicago y Union City, en Nueva Jersey — el mejor pan cubano está hecho en el sur de la Florida".
    
Para Espinosa, el único y auténtico sándwich cubano es el que solía comer de niño. Pero es muy difícil encontrar ese tipo de sándwiches, dice. "Ya no sé lo que es auténtico".   

Donde comer sándwiches cubanos en Tampa:

Columbia Restaurant
2117 E. Seventh Ave.
www.columbiarestaurant.com/

The Floridian Cuban Sandwiches
4424 W. Kennedy Boulevard
finestcubansandwich.com/
    
Brocato’s Sandwich Shop

5021 East Columbus Drive

813-248-9977
www.brocatossandwich.com

La Ideal Sandwich Shop
2924 West Tampa Bay Boulevard


Wright’s Gourmet House
1200 South Dale Mabry Highway
www.wrightsgourmet.com

Donde comer sándwiches cubanos en Miami:

El Latin American Cafeteria
1590 Coral Way
www.latincafe.com

El Palacio de los Jugos
14300 SW Eighth St.

5721 W. Flagler St.


Versailles
3555 Southwest 8th Street
www.versaillesrestaurant.com

Puerto Sagua Restaurant
700 Collins Avenue, Miami Beach




Sponsored listings by VISIT FLORIDA Partners

Más Por Tom Scherberger

Comments

Sesin iniciada como:null
No hay comentarios todava